¿Cómo elegir un terreno para construir una casa?

Table of Contents

Si te has planteado hacer una casa, seguro que te ha surgido una duda importante sobre cómo elegir el terreno adecuado.

No es una decisión que se pueda tomar a la ligera porque puede tener consecuencias que nos cuesten tiempo, dinero e incluso afecten a nuestra calidad de vida.

Para que puedas escoger el terreno donde hacer tu casa de la forma más segura, sigue leyendo, porque a continuación te hablamos de los 4 pasos que debes seguir para acertar con tu terreno perfecto.

Decidir la zona donde estará el terreno para construir tu casa.

Un de los criterios para elegir un terreno más importantes es la ubicación. Va más allá de elegir un ayuntamiento o una calle.

La zona será el punto de partida para tomar la decisión y de ella dependerá también cómo será tu futura vivienda.
No existe la zona ideal, porque eso depende de cada persona. Somos diferentes y con necesidades y gustos distintos.

Así que para encontrar tu lugar ideal debes plantearte las siguientes cuestiones:

  • Dentro o fuera de la ciudad: Es una de las cosas que debes decidir. Tanto el espacio urbano, como las afueras o incluso el campo, tienen sus ventajas e inconvenientes y debes sopesar cada uno.
    Por ejemplo, en la ciudad tienes más fácil el acceso a todos los servicios, pero quizás prefieras renunciar a esto por tener una vida más tranquila y alejarte del ruido en una casa de campo.
  • Cerca de la familia o amigos: quizás tengas muy claro que tu zona ideal pasa por no alejarte de las personas que te importan y poder compartir con ellos más tiempo sin tener que desplazarte demasiado. En este caso, tendrás que acotar tu búsqueda.
  • Tipo de población: como ya sabes, hay zonas muy distintas donde se agrupa la gente incluso en el mismo municipio. Puedes encontrar zonas de estudiantes próximas a universidades, zonas familiares, zonas dormitorio donde la gente solo pasa la noche, etc.
    Dependiendo de lo que necesites en tu día a día, deberás optar por unas o por otras.
    Por ejemplo, puede que quieras alejarte de zonas turísticas por el ruido, o que prefieras no vivir una zona residencial porque te gusta un poco más de movimiento.
  • Distancias a los puntos de interés: Como decíamos antes, en la ciudad es más sencillo tener a tu disposición cualquier servicio como comercios, colegios o transporte público. A la hora de comprar un terreno tendrás que tener en cuenta el acceso a estos puntos de interés.
    Pero sin descuidar otros, como puede ser tu lugar de trabajo o tus zonas de ocio.
    También deberás tener en cuenta el futuro, ya que puede que vivas muchos años en esa parcela en la que quieres construir tu casa. Así que es posible que ahora los colegios no sean un factor importante, pero lo sean con el tiempo, por ejemplo.
  • Contaminación: Este aspecto suele descuidarse a la hora de elegir un terreno para construir. Sin embargo es especialmente relevante cuando llevas un tiempo viviendo en la zona.
    La contaminación acústica o la lumínica pueden afectar seriamente a tu calidad de vida, así que son dos factores a evaluar muy importantes.

Una vez que has decidido la zona ideal, toca el siguiente paso.

Investigación del mercado de la zona elegida para el terreno.

Lo más sencillo a la hora de hacer la investigación es que Internet. Hoy en día es muy fácil encontrar páginas donde podamos ver los terrenos que hay disponibles y cuáles son los precios medios del suelo en los que se mueve el mercado.

Esto te dará una primera idea de cómo está la situación en la zona y en el momento actual.

Pero lo ideal es ir un paso más allá. Sobre todo si se trata de una zona más rural.

Puedes acudir a las inmobiliarias locales y preguntar. Ahora ya tienes un conocimiento previo de cómo están las cosas, así que dominarás la conversación con ellas.

También es interesante que hagas trabajo de campo en la zona que has elegido para el terreno de tu vivienda.

Acércate a dar un paseo por allí y observa los carteles que encuentres e incluso anímate a preguntar a los vecinos. Son una gran fuente de información y te contarán lo que no dice ninguna inmobiliaria porque ellos conocen bien el lugar donde viven.

Asesoramiento profesional

Con la idea inicial de cómo están las cosas, lo ideal es que te asesores con un profesional.

Por ejemplo, en Donate Caballero ofrecemos este asesoramiento sin ningún tipo de compromiso.

¿Por qué es importante el asesoramiento por parte de profesionales?

Porque podrás ver con ellos aspectos específicos del lugar que afectarán a la arquitectura, entre otros. Esto, junto con el proyecto de la vivienda consigue que tengas un hogar adaptado completamente a tus necesidades.

Además hay ciertos aspectos técnicos que se te harán cuesta arriba y que pueden suponer un problema en el futuro.

Por ejemplo, las dimensiones necesarias según la normativa, las restricciones (servidumbres, retranqueos…), la insolación en relación con los edificios colindantes o el arbolado y las laderas de montaña en el rural.

Son detalles que no tienes por qué conocer, pero que son realmente importantes a la hora de tener la casa que siempre has querido.

Conocer el presupuesto máximo

Debes tener en cuenta el presupuesto máximo con el que puedes trabajar. Porque de él dependerá todo.

Debes ver los costes aproximados de construcción, licencias y honorarios. Por eso es importante contar con un profesional que te asesore.

Con esos datos podrás tener claro tu presupuesto total máximo para no gastar más de lo que puedes en el terreno y luego no poder construir la vivienda que deseas.

Con esto deberías tener un poco más claro cómo elegir un terreno para comprar y construir tu casa.

¿Te gustaría tener asesoramiento sin compromiso? Puedes ponerte en contacto con nosotros aquí mismo:

Comparte este artículo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Abrir chat